Cerraja de cena

Entre una cosa y otra, la aspiración a jardín que rodea el hogar la tengo dejada de la mano de la providencia. Ayer me di una vuelta y descubrí con agradable sorpresa una monumental cerraja, sonchus oleraceus, que ha crecido a su "libre albedrío" en una maceta, instantes que transfirieron recuerdos de la infancia, puesto que era una planta que les encantaba a los conejos que vivían en el tinajar o conejera, en la casa de labor de mis padres. Me quedaba absorto mirando como estos mamíferos devoraban las hojas sin importarles las impercetibles espinas de sus márgenes. 

Según remediosnaturalespara.org, la cerraja, además de reconocerle propiedades de depurativo, laxante, digestivo, colagogo, hipoglucémico, diurético, astringente y refrescante, suele utilizarse para uso interno en infusiones y decocciones de la raíz y de las hojas para tratar la diarrea, reducir la fiebre, para el estreñimiento, como purificador de la sangre y para el tratamiento de hemorragias.

En cuanto a la cocina, las hojas tiernas de cerraja resultan agradables crudas, en ensalada o cocidas como las espinacas, constituyendo un buen ingrediente para la preparación de menestras y sopas de verduras. Así que ya sabes lo que toca preparar para la mesa de hoy. Te dejo un vídeo, subido a Youtube por Remediosnaturales para todo, con unas imágenes y notas sobre este herbáceo (Fuente de la foto: elaboración propia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario