Lactuca sativa

La instantánea que acompaña al texto corresponde a lechugas cultivadas en el huerto de Alonso (Gracias). En varias ocasiones he escrito sobre la Lactuca sativa. Posts como “Cultivando sensaciones” o “El Lechuguita” son buena prueba de ello. En el primero te contaba la descomunal reprimenda de mi progenitor porque un día me dediqué a comerme los corazones de las lechugas, sembradas en hilera. En el segundo orientaba acerca del bar donde nos deleitábamos con ese manjar verde.

¡Qué mejor modo de empezar 2017 que en clave “verde”! Pues sí, color que necesita bastante este mundo que vivimos: verde naturaleza, verde esperanza, verde relajación, verde refrescante, verde renacimiento, verde fertilidad, verde lozano… Como dice el Romance Sonámbulo de Federico:

“Verde que te quiero verde. 
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario